¿Qué son las reparadoras de crédito?

¿Sabías que existe una forma de liquidar una deuda sin necesidad de solicitar un préstamo? Pues es posible con las reparadoras de crédito.

Estas empresas se encargan de negociar algunos créditos formales para liquidar a través de un descuento mientras ayudan a que el deudor ahorre una cantidad mensual acorde a sus posibilidades. Sin duda, es una alternativa poco conocida, pero disponible para quienes ya han intentado pagar pero no lo han conseguido. 

¿Qué es una reparadora de crédito?

Las reparadoras de crédito sirven como mediadores entre el deudor y el acreedor, pues mientras ayudan a que el primero cuente con un sistema de ahorro personal para pagar, por otro lado permiten que los prestamistas recuperen parte de la cartera que tenían por perdida.  

Para entender el funcionamiento de estas empresas veamos un ejemplo: Juan, tiene una deuda impagable, ha intentado solicitar préstamos a otras entidades para liquidar pero esto provoca que se endeude más. Al no contar con esta opción, recurre a una reparadora de crédito donde le ayudarán a liquidar sus deudas pagando menos.

La reparadora negocia la deuda con la entidad bancaria con la que Juan tiene mora, obtiene un descuento en el adeudo y así logra pagar en mejores condiciones para el deudor.

¿De dónde surgen las reparadoras de crédito? 

Las reparadoras de crédito llevan operando en Estados Unidos desde hace más de 20 años. Cuando la banca nacional facilitó la colocación de tarjetas de crédito, surgió la necesidad de ayudar a las personas que se endeudaron por una mala administración de este préstamo. Actualmente el Credit Repair Organizations Act (CROA), es el organismo que regula su funcionamiento en el país vecino, permitiendo que sean transparentes frente al consumidor. 

En el 2009 comenzó a operar la primera reparadora de crédito en México: Resuelve tu Deuda, misma que replica el modelo estadounidense. En la actualidad existen más de 10 empresas de este estilo en nuestro país y operan de la siguiente manera. 

¿Cómo funciona una reparadora de crédito? 

El modelo es muy sencillo:

#1 Evaluación del cliente

Las reparadoras de crédito evalúan las condiciones financieras del cliente y deciden si es factible o no negociar el adeudo, ya que en algunos casos no se cumple con la cantidad mínima estimada para alcanzar un descuento o es un crédito garantizado. 

#2 Apartado mensual

La persona que esté en mora deberá cumplir con su apartado mensual sin acumular retrasos, ya que ese dinero será indispensable para la negociación y cerrar el trato.

#3 Negociación 

Esta es una de las partes fundamentales para liquidar la deuda. La reparadora de crédito se acercará al banco, financiera o tienda departamental en donde buscará el mejor descuento posible. 

#4 Liquidación de la deuda

Logrando un buen descuento, la reparadora se pondrá en contacto con el cliente, se analizará si la oferta es conveniente y, en caso de que así sea, se procederá a liquidar la deuda con el acreedor. 

#5 Comprobante de no adeudo

La persona se gradúa de su programa cuando está libre de deudas. Posterior a 90 días, sus cuentas se verán cerradas en el reporte de Buró de Crédito. El cliente también se puede acercar a su banco para tramitar una Carta Finiquito, aunque en ocasiones con un estado de cuenta en ceros es suficiente. 

Aunque su proceso es de lo más sencillo, las reparadoras de crédito no son para todos. Lamentablemente, no todas las deudas son negociables, ni tienen el monto requerido. Asimismo, si los clientes incumplen con sus apartados mensuales, se entorpece la negociación. Por ello, es importante conocer los requisitos de una reparadora de crédito. 

¿Cuáles son los requisitos de una reparadora de crédito? 

  • Deuda en mora

Es necesario contar con un adeudo de al menos 35 mil pesos o más. El programa está diseñado para las personas que tienen atrasos y quieren pero ya no pueden continuar pagando. 

  • Institución negociable

Existen instituciones con las que es imposible negociar la deuda. Para los casos en donde no hay alternativas de pago, es necesario liquidar lo más pronto para que no se eleve el monto por los intereses. 

  • Créditos no garantizados

No todos los créditos son negociables si existe un bien o una garantía de por medio. Por ejemplo, los hipotecarios o los automotrices están ligados a un contrato no negociable.

¿Por qué no puedo entrar a una reparadora de crédito? 

No todas las personas son aptas para una reparadora de crédito, la razón es simple: no cumplen con los requisitos del programa, no todas las deudas son negociables, o no existe la disposición del cliente para realizar los apartados que le corresponden. 

Antes de entrar a una reparadora de crédito analiza tus opciones, recuerda que éstas liquidan a través de un descuento que aparecerá en tu historial con una quita. Por lo tanto, evalúa y toma la decisión que mejor se ajuste a tu situación financiera. 

Esta es una colaboración de Resuelve,  la reparadora de crédito más grande de América Latina.

Artículos relacionados