¿Dejar de pagar, vivir endeudado o acudir a una reparadora de deuda?

Si por tu mente rondan pensamientos como “¿y si mejor dejo de pagar mi deuda?”, “¡total, en unos años me borran del buró de crédito!”, déjanos decirte que estás muy equivocado, ¡es el peor error que un deudor puede cometer!

En primer lugar, debes saber que el buró de crédito es un historial, un reporte del comportamiento crediticio de las personas que adquieren servicios financieros. En él, las instituciones pueden corroborar si una persona es buen o mal pagador y así decidir si le conceden o no el servicio.

Si dejas de pagar tus deudas pasará que éstas incrementarán por los intereses que se generan cada mes y las llamadas de cobranza incrementarán constantemente, al igual que la agresividad de sus formas. Por eso es importante no dejar de pagar, aunque sea el mínimo. 

Por otro lado, ser deudor te impedirá solicitar un préstamo o crédito en un futuro cuando necesites atender eventualidades como enfermedades, accidentes, decesos o urgencias económicas de cualquier índole. Por lo tanto, es imprescindible administrar con inteligencia las finanzas y darle un trato serio a los créditos y préstamos para evitar endeudamientos. 

Ahora, si las deudas ya sobrepasaron tu capacidad de pago y vives intranquilo porque el dinero no te rinde, es el momento ideal para acercarte a una reparadora de deuda o reparadora de crédito, que son lo mismo. 

¿Qué hace una reparadora de deuda?

Estas organizaciones están diseñadas para ayudar a las personas con sobreendeudamiento a liquidar sus deudas; no otorgan créditos ni préstamos, negocian con las entidades financieras para que los deudores paguen con descuentos que van desde el 10 al 90%. Asimismo se encargan de atender las llamadas de cobranza para que la tranquilidad de sus clientes vuelva a la normalidad. 

No hay soluciones mágicas, las reparadoras de deuda elaboran un plan de ahorro de acuerdo a los recursos de sus clientes, acuerdan un periodo y cuando es el momento ideal, negocian con las entidades para liquidar la deuda con el mejor descuento posible. De esta manera el cliente saldará lo que debe a menor precio, evitará las engorrosas llamadas de cobranza y será asesorado legal y financieramente de principio a fin.

Hay reparadoras de deuda, como Cura Deuda, que además brinda asesoría legal y financiera gratuita durante todo el proceso, así como la estrategia para reintegrar al cliente al sistema crediticio y el saneamiento del buró de crédito. 

En conclusión, la mejor solución para los deudores es no dejar de pagar sus deudas. En caso de que éstas los tengan contra la pared, las reparadoras de deuda son una opción para hacerles frente.

Esta es una colaboración de CuraDeuda, reparadora de deuda en México.

Artículos relacionados