¿Qué hacer si el cajero del banco se traga tu tarjeta?

Probablemente hayas escuchado de alguien a quien le ha sucedido o peor aún, vivas con el alma en un hilo pensando si esto te pudiera ocurrir.

Imagínate que es de noche y vas a sacar dinero, de repente, el temible monstruo traga tarjetas te ataca sin piedad en las penumbras. ¡El horror! Por supuesto el banco está cerrado… ¿Qué haces? ¿A quién le reclamas? ¡Tu tarjeta! ¡Tu dinero!

¿Por qué el cajero se traga tu tarjeta de crédito?

Como buena historia de terror, el malvado cajero automático tiene sus motivos para ser tan despiadado:

  • Hubo un corte de energía o algún problema técnico.
  • Marcaste varias veces un PIN incorrecto.
  • Retuvo la tarjeta por falta de acción de tu parte durante 20 ó 30 segundos; es una medida de seguridad para las tarjetas que son olvidadas.
  • Detectó tu tarjeta como un plástico robado.
  • Tu tarjeta está vencida.
  • El cajero pudo haber sido manipulado para cometer fraude a través de él.

7 pasos a seguir si se ha devorado tu tarjeta

  1. Si es de día y el banco está abierto, dirígete con alguno de los ejecutivos, ellos te ayudarán a solucionar el problema.
  2. Si es de noche o el cajero se encuentra lejos de alguna sucursal:
  3. Mantén la calma, no entres en pánico.
  4. Llama al centro de atención al cliente del banco y explica la situación. El número telefónico por lo general, se encuentra adherido al mismo cajero; también puedes buscarlo en internet con tu teléfono celular.
  5. Lo mejor es que no te muevas del lugar, hasta que hayas conseguido bloquear o cancelar tu tarjeta.
  6. En la misma llamada, solicita una nueva tarjeta como reemplazo. Tomará algunos días hasta que te hagan llegar a tu domicilio el nuevo plástico; mientras tanto, realiza tus movimientos bancarios vía internet o directamente en la ventanilla de alguna sucursal.
  7. Llegando a casa, verifica en la banca en línea o con una nueva llamada telefónica, que tu saldo y últimos movimientos no hayan sido alterados. Si notas algo extraño, avisa inmediatamente a la institución financiera.

Recomendaciones para no vivir la temible experiencia

  • Pon una alarma en tu celular para recordar cuándo debes actualizar tu tarjeta.
  • Elige un PIN que no puedas olvidar, obviamente que no sea 1-2-3-4.
  • Antes de introducir tu tarjeta en el cajero, mira que no haya ningún plástico extraño que pudiera obstruir su paso.
  • De preferencia, guarda entre tus contactos del celular los números de tu banco.
  • Si ya está sucediendo y estás en pleno ataque de histeria, por favor no aceptes ayuda de desconocidos.

Perfectamente informado, ya no tienes porque temer al monstruo devorador de tarjetas, pero recuerda, lo principal es mantener la calma y dar aviso al banco.

 

Artículos relacionados