¿Es bueno utilizar la tarjeta de crédito en tiempos de crisis?

Durante estos días complicados para todos, puede ser muy fácil caer en la tentación de usar tu tarjeta de crédito para obtener productos esenciales, pagar servicios, cursos en línea, entretenimiento, o incluso alocarte con las compras en línea. Pero, ¿es una buena opción usar tu tarjeta para todo? 

Entendemos que ante el miedo de una crisis financiera no quieras gastar el efectivo que tienes, o bien que debido a la cuarentena necesites adquirir productos para mantenerte entretenido, sin embargo estas prácticas podrían poner en riesgo tu economía cuando todo esto termine. 

Recuerda que las tarjetas de crédito no son una extensión de tu sueldo, por lo que comprar más de lo que puedes pagar, y extender su uso, podría causar un sobreendeudamiento que no podrás controlar tan fácilmente, incluso cuando todo vuelva a la normalidad. 

Es justo durante esta epidemia de COVID-19, cuando las decisiones financieras se vuelven sumamente importantes, ya te habrás dado cuenta que estás gastando menos en ciertos aspectos (como salidas, alimentos fuera de casa, fiestas, transporte, etc.), pues bien, esto te permitirá dar el primer paso para comenzar a ahorrar y a cambiar las conductas que podrían poner en riesgo tu economía. 

¿Cómo manejar tu tarjeta de crédito correctamente?

  • Establece reglas

Así podrás hacer un uso inteligente de tu tarjeta, úsala para las compras indispensables como despensas o medicamentos que no puedas pagar con dinero en efectivo y evita a toda costa los gastos innecesarios, antes de caer en la tentación pregúntate ¿lo necesitas realmente?

  • Conoce tus programas de recompensa

La mayoría de las tarjetas cuentan con programas de recompensa que te brindan puntos por cada compra que realices, consulta qué programa tienes, cuántos puntos has acumulado y en qué puedes usarlos. Algunos te permitirán pagar deudas o adquirir productos. 

  • Mantente al corriente de tus deudas

Si ya tienes deudas adquiridas paga puntualmente, intenta cubrir lo más que puedas o pagarlas completamente, si pagas sólo el mínimo podrías generar más intereses que después te serán difíciles de cubrir.

  • Evita el retiro de efectivo

Puede resultar cómodo disponer de dinero desde tu tarjeta de crédito, sin embargo considera que esta práctica podría salirte muy cara, los bancos suelen tomar esto como un préstamo, por lo que te cobran intereses del 4 al 10%. Al final terminarás pagando mucho más de lo que pediste.

  • Apaga tu tarjeta

Algunos bancos brindan la opción de “apagar” momentáneamente tu tarjeta, averigua si cuentas con este servicio y apágala por unos días, así evitarás usarla para todo. Si no tienes esta opción puedes desinstalar las apps en las que sueles usarla más para evitar realizar compras.

¿Una prórroga puede ayudarme en estos tiempos? 

Seguramente haz escuchado sobre las prórrogas que diversas entidades bancarias están ofreciendo como apoyo ante la emergencia sanitaria del COVID-19.  Estas medidas “congelan” el capital que debes en tarjetas de crédito, créditos de vivienda, automotriz, créditos personales y créditos PyME, permitiendo postergar el pago de la deuda hasta por 4 o 6 meses (dependiendo de cada banco). 

Aunque suene como una buena opción que te hará más sencilla esta época de crisis, debes consultar muy bien los términos y condiciones de cada banco, pues por lo general no congelan los intereses ordinarios, y éstos seguirán aumentando a la par que tu deuda.

Recuerda:

  • Revisar los requisitos para acceder a la prórroga, algunos te pedirán estar al corriente de tus deudas o bien tener un monto mínimo.
  • Consultar los productos participantes, no todas las entidades congelan todos los créditos, verifica que tu banco tiene la opción para tu crédito.
  • Leer muy bien los términos y condiciones, así sabrás cuántos intereses te seguirán cobrando si congelas tu deuda, y podrás hacer un presupuesto para cuando debas volver a pagar. 
  • Consultar las fechas de vigencia, cada banco establece un período para darse de alta en el programa de apoyo y un período específico para extender el pago de tu deuda, así no habrá sorpresas sobre cuándo debes pagar.
  • Analizar bien las ventajas y desventajas, antes de tomar una decisión analiza bien las ventajas que puede traer para ti, pues aunque tendrás más tiempo para pagar es importante que consideres el aumento de los intereses y si puedes cubrirlos. 

Si te convenciste y haz decidido aceptar la prórroga, es importante que te des de alta con tu banco antes de dejar de pagar, y realices un presupuesto para comenzar a cubrir tus pagos una vez termine el tiempo de prórroga. Si prefieres mantener tus finanzas saludables, lo mejor es que cubras tus deudas como lo harías normalmente, así no crecerán.

Recuerda que durante esta crisis es indispensable tomar decisiones que aseguren nuestro bienestar económico, cuidar el manejo de la tarjeta de crédito es esencial en estos días para no poner en riesgo nuestros ingresos, ahorros o metas financieras. 

Esta es una colaboración de Resuelve tu deuda

Artículos relacionados