¿Qué es el CAT y para qué sirve?

Dichas siglas las has escuchado al solicitar una tarjeta de crédito o cualquier otro tipo de crédito formal. Según el Banco de México el CAT, se refiere a el costo anual total, que sirve para calcular el total del financiamiento de un crédito. Es una medida porcentual que integra todos los elementos que se tendrán que pagar,  como son la cuota anual, comisiones de apertura o primas de seguros, en algunas ocasiones también el costo de apertura o comisiones por administración mensual.

Cabe destacar que  entre más bajo es el CAT, menos será el costo que implique el crédito tramitado u obtenido.

El CAT sirve para simplificar el trámite de adquirir un financiamiento, ya que con este indicador se puede hacer una fácil comparación entre los créditos que ofrecen los diferentes tipos de entidades y saber cuál es el más caro o barato.

Todos los otorgantes de crédito tienen, por ley, que calcular y comunicar este indicador para cada uno de sus productos con el fin de fomentar la transparencia sobre costos.

CAT Promedio

Se refiere al cálculo aproximado que hacen los bancos para su publicidad y los materiales informativos, el CAT Promedio es aquella que señala las condiciones que un cliente podría tener con una línea de crédito, tasa y nivel de pago promedio.

Es importante saber el pago real ya que seguramente será diferente del que se tenía contemplado para un cliente promedio.

El CAT se calcula en forma personalizada por cada cliente, esto puede depender del crédito que tome.

Para explicarlo de manera más simple, imaginemos que una tarjeta de crédito tiene un CAT del 54%, y que se utilizará el total de la línea de crédito con la tasa promedio de interés que ofrece el banco, es decir, pagando la cuota anual del producto, y liquidando los adeudos en 36 meses. Se terminaría pagando el equivalente al 54% del total de tu línea asignada por concepto de financiamiento y comisiones, más lo que se solicitó en el préstamo.

Al conocer el CAT sabrás los costos reales de las líneas de crédito ofrecidas, lo que te ayudará a determinar la que más se acerca a tus necesidades, además este porcentaje es más real que las comparaciones que se limitan a las tasas de interés.

Aunque las instituciones que otorgan créditos están obligadas a realizar el cálculo y la publicación del CAT para todos sus productos, su interpretación aún es muy confusa para los consumidores promedio, lo que sin duda dificulta la elección de productos financieros.

No dudes en pedir asesoría del banquero personal y de los comparadores en línea para hacer la mejor elección de acuerdo a tus necesidades. Revisa el CAT en diferentes instituciones bancarias, haciendo las respectivas comparaciones.

Artículos relacionados