¿Cuál es el score mínimo para tener una tarjeta de crédito?

Tener una tarjeta de crédito suena increíble, poder obtener todos los beneficios posibles que vienen con ella es algo que promete darnos cierta seguridad y libertad financiera. Sin embargo, a veces puede parecernos que el proceso y los requisitos para conseguirla, como es el caso del score, son toda una enredadera de información y algo sumamente complicado del mundo crediticio. ¡No desesperes! En realidad lo que necesitas es estar bien informado para comprender cómo funciona este tema y así poder tomar las mejores decisiones con respecto a tus finanzas.

¿Qué es el score crediticio?

El score crediticio es un puntaje que se muestra en el reporte del buró de crédito. Puede ir desde los 400 hasta los 850 puntos. Éste se forma mediante un cúmulo de información, como por ejemplo la puntualidad de tus pagos, la estabilidad laboral que tienes y la antigüedad que poseas en el buró de crédito. Así lleves apenas seis meses dentro de éste, ya eres dueño de un historial y por lo tanto un score en el buró que te irá posicionando para encontrar la tarjeta de crédito que se ajuste mejor a tus necesidades y, sobre todo, a tus posibilidades económicas.

Entre mejores sean tus hábitos crediticios (como pagar a tiempo tus tarjetas, por ejemplo), mejor será tu score. En realidad es algo que vas cultivando con el tiempo y con tu puntualidad. El score es uno de los puntos fundamentales que los bancos toman en cuenta para darte o no una tarjeta de crédito, pues evidentemente buscan no arriesgarse mucho con los clientes y tratan de evitar aquellos que podrían ser un problema al momento de hacer sus pagos a tiempo.

Entonces, ¿qué puntaje necesito para obtener una tarjeta de crédito?

Dependiendo de tu score crediticio, será el plástico que los bancos te otorgarán. Si tienes un score bajo, tu tarjeta no será tan atractiva como aquellas que se le ofrecen a personas con un score alto, buenos ingresos y estabilidad laboral.

A continuación te enlistamos las tarjetas que puedes obtener según tu score:

Si tienes un score crediticio de 400 puntos, seguramente calificarás como no satisfactorio, por lo que lo más probable es que no te aprueben para tener una tarjeta de crédito. En este caso lo mejor es que te asesores y te propongas limpiar tu buró de crédito, así podrás volver a aplicar para alguna tarjeta.

En cambio, si tu score es de 450 puntos a 500, ya podrás ser candidato a recibir una tarjeta; bajo este escenario, muy probablemente la que se te otorgará será una de las llamadas tarjetas departamentales, las cuales por lo general sólo son aceptadas en el establecimiento que te la emitió y tienen una de las tasas de intereses más altas que existen. Si es este tu caso, revisa bien las tasas de intereses para que puedas elegir la que más te convenga.

En un score de 500 a 550 puntos, se otorgan tarjetas de crédito para personas primerizas en el buró, lo que serían, por ejemplo, estudiantes que apenas quieren hacerse de su primer crédito. Éstos son plásticos muy accesibles y un muy buen comienzo para tener historial crediticio, algo sencillo y no muy ostentoso con lo que se puede empezar a generar un buen puntaje.

Por otro lado, si el score va de 550 a 600 puntos, el plástico para el que calificas será de bajos requisitos, éstos tienen unas de las tasas de interés más altas, lo cual es evidentemente una desventaja, pero son recomendables para aquellas personas que buscan remediar su situación crediticia.

Un score de 650 a 700 puntos puede otorgarte tarjetas de crédito clásicas con las anualidades más bajas del mercado, sin embargo también implican una linea de crédito pequeña, lo cual resulta inconveniente si lo que buscas es una cantidad más alta.

En puntajes de 700 a 750 las tarjetas oro y platinum son las pretendientes perfectas y es que este score crediticio es prácticamente una garantía de que no fallarás en tus pagos, que eres un prospecto responsable en cuanto a tus finanzas y obligaciones con respecto a tu crédito.

El score de 850 puntos es el más alto de todos, lo que te hace candidato para prácticamente cualquier tarjeta de crédito que desees debido a que no representas ningún riesgo para la institución bancaria.

Ahora que ya sabes la importancia de tu score crediticio, es momento de que pongas manos a la obra y cultives los mejores hábitos financieros que puedas. Recuerda que con una buena disciplina financiera podrás gozar de los múltiples beneficios que los créditos te ofrecen, sin temor a que las cosas se te salgan de control. Las herramientas las tienes a la mano, lo único que debes hacer es utilizarlas lo mejor que puedas a tu favor. Coru, educacion financiera en facil.

Artículos relacionados