Tarjeta de crédito preautorizada o preasignada: ¿qué significa?

Hace un mes, a un amigo le llamaron de un banco con una “buena noticia”: tenía una tarjeta de crédito preautorizada. Meses antes, él había solicitado su plástico en la misma institución, pero se lo negaron.

Así que cuando le dijeron que podía pasar por su tarjeta, acudió muy feliz con el asesor, quien le dijo que le llegaría en 10 días. Pasó el tiempo y nada.

Entonces mi amigo volvió y ¡sorpresa! Su solicitud no había sido aprobada.

Para salir de la confusión y resolverle la duda, decidí preguntar a expertos: ¡¿qué diablos significa que tengas una tarjeta de crédito preautorizada o un crédito preaprobado?!

Preautorizado o preaprobado, un “gancho” de tu banco

Cuando te llaman para decirte que tienes una tarjeta de crédito preautorizada o un préstamo preaprobado, debes tener cuidado por varios motivos:

#1 ¿Realmente necesitas una tarjeta de crédito o un préstamo?

Si tu banco te busca para ofrecerte algún crédito sin que tú lo hayas pedido, es porque te reconoce como un cliente responsable. Sin embargo, lo más probable es que no lo necesites; de lo contrario, tú lo hubieras pedido.

“Esta es una estrategia de las instituciones financieras para tratar de vendernos sus productos, que finalmente son los que implican el negocio de la propia institución”, explica Jorge Torres Góngora, director general de Educación Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y  Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

“Parece muy buena idea aceptarlo, sin pensar a detalle si realmente lo necesitamos, si vamos a poder pagarlo, si vale la pena el costo financiero que nos estarían cobrando por prestarnos ese dinero”, agrega.

Así que antes de correr con tu ejecutivo; o responder “Sí” al crédito preaprobado en el cajero, pregúntate: ¿Para qué lo quieres? ¿De verdad lo necesitas?

#2 ¿Es la mejor opción de crédito?

La preautorización implica un mayor riesgo financiero para el banco, de acuerdo con Torres Góngora, por lo que no siempre te ofrecerán las mejores tasas.

“Hay que tratar de ir a otras instituciones financieras y comparar opciones”, recomienda el experto de Condusef.

Ya sea un préstamo o una tarjeta lo que te ofrecen, lo mejor es revisar con tu banco si las condiciones que son las mejores o si puedes acceder a un producto financiero más barato.

“Es algo que uno tiene que analizar, porque el crédito es una herramienta que tiene ciertas características y una de ellas son los intereses, si estás dispuesto a pagarlos porque tu presupuesto lo permite, adelante; pero yo les diría, si te aparece esa nota (de crédito preaprobado en el cajero automático) y no tienes los elementos suficientes para decir sí o no lo adquiero, la verdad es mejor analizar antes de decidir”, recomienda Azucena Armendáriz, gerente de contenidos financieros y capacitación de Educación Financiera Banamex.

#3 ¿Ya verificaste que no se trata de un fraude?

La otra razón por la que debes tener cuidado al escuchar “preaprobado” o “preautorizado” es que puede ser un fraude de alguien que ni siquiera pertenece a tu banco.

En especial, ten cuidado si te piden dinero para hacer algún trámite y antes de entregar cualquier dato personal por teléfono o en internet, asegúrate que en realidad te están contactando de tu banco. La forma es decirles que vas a consultarlo; enseguida comunicarte con tu institución financiera y verificar que realmente te estén ofreciendo el crédito, o bien, ir directamente a una sucursal.

¡Cuidado! Que no te den una tarjeta que no pediste

Otro de los riesgos en tarjetas preautorizadas es que te la otorguen aunque tú no lo autorices.

Según la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros, los bancos o instituciones que emitan una tarjeta de crédito sin la autorización del cliente, puede ser sujeto de una sanción.

Además, tienes derecho a no recibir ofertas de bancos y demás instituciones financieras si no quieres, según el artículo 8, de la Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros.El Registro Público de Usuarios (REUS) de la Condusef, es una base de datos que contiene información personal de los usuarios del sistema financiero mexicano que no desean ser molestados con publicidad y promociones por parte de las instituciones financieras en sus prácticas de mercadotecnia.

En el REUS puedes dar de alta tu número telefónico (y un correo electrónico); de forma gratuita, y así evitarás recibir las ofertas de las instituciones financieras (tarjeta de crédito, débito, nómina, seguros, pago de servicios, créditos bancarios, hipotecarios y consumo duradero). La protección tiene una vigencia de  dos años y después de ese tiempo debes renovar tus datos.

Recuerda, la tarjeta de crédito o los préstamos son una gran responsabilidad. Antes de elegir uno, compara opciones y pregúntate si realmente lo necesitas.

Artículos relacionados

%d bloggers like this: