¿Qué pasa si no usas una cuenta bancaria y no la cancelas?

¿Sabías que si no realizas movimientos en tu cuenta de banco después de cierto tiempo, el banco está en el derecho y la obligación de disponer del dinero para mandarlo a la beneficencia? Eso sin considerar que algunas comisiones y cargos seguirán corriendo.

Toma tus precauciones y no pierdas tu dinero; es muy común que ya no ocupes aquella cuenta de banco de tu primer trabajo, o alguna pequeña cuenta de ahorro que abandonaste en el intento de invertir o ahorrar unos pesos. Incluso es posible que hayas tramitado alguna tarjeta o cuenta departamental en el furor de unas rebajas, y nunca más la has vuelto a usar.

¿Qué pasa si dejas de hacer movimientos en tu cuenta?

En principio, debes saber que la cuenta no se cancela automáticamente y que los intereses asociados a la cuenta siguen corriendo normalmente. Si pasan tres años de no haber realizado ningún movimiento en la cuenta, ya sea cheques, ahorro e inversiones; el banco tiene la obligación de avisar oportunamente al domicilio registrado, que por inactividad, los recursos se irán a “la cuenta global”.

Después de recibir el aviso, tienes 90 días para aclarar la situación o tratar de recuperar el dinero de la cuenta. Si nadie responde el aviso, la cuenta se mantiene inactiva y el monto en ella no excede 300 días de salario mínimo vigente (unos 23 mil pesos), el dinero se entrega a la Beneficencia Pública (artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito), y ya no lo podrás recuperar.

En caso de que el monto exceda los 300 días de salario mínimo (vigente en la Ciudad de México), el dinero permanece en la cuenta global y el titular tiene derecho a iniciar un proceso para demostrar con el contrato original, que realmente es propietario de la cuenta. En ese caso, el banco puede aplicar sanciones por inactividad.

 

¿Cómo evitar que cancelen mi cuenta por inactividad si no quiero hacer movimientos de dinero?

 

Si no deseas realizar movimientos en tu cuenta bancaria pero tampoco quieres perder tu dinero, te recomendamos lo siguiente:

  • Mantén tus datos actualizados. Los datos a actualizar son el nombre completo y el domicilio, así como designación de beneficiarios. Con eso mantendrás “activa” tu presencia, sin necesidad de hacer movimientos de dinero.
  • Revisa tu estado de cuenta.Esto te permitirá conocer cuál es tu saldo y tu rendimiento para que tomes la mejor decisión en cuanto a dónde tener tu dinero “guardado” te da los mejores rendimientos
  • Informa a tus beneficiarios. Verifica que sus datos se encuentren correctos y actualiza si así lo deseas los porcentajes que asignarás a cada uno.
  • Valora si requieres tener esa cuenta bancaria activa. Es importante que tomes en cuenta que si la cuenta no tiene movimientos es porque está en desuso y con el riesgo que por omisión ese recurso pase a la beneficencia pública. Quizá el mantener ese recurso en esa la cuenta no te esté proporcionando el máximo rendimiento.

¿Cómo cancelar una cuenta bancaria?

  1. Revisa que la cuenta no tenga ningún problema ni adeudo. Por ejemplo, las cuentas nóminas a veces requieren la carta del patrón o empresa que la aperturó. En otras ocasiones, si el banco te ofreció alguna promoción financiera, debes cumplir con cierto plazo de permanencia y si decides cancelarla antes, podrías pagar alguna penalización.
  2. Habla o acude a la oficina donde aperturaste tu cuenta y hazles saber tu decisión de cancelarla. En algunas entidades deberás enviar una carta o formulario donde explicas la razón de cancelar el producto (insatisfacción, una mejor oferta, desconfianza, etc.).
  3. Antes de dar de baja tu cuenta, elimina todos los medios de pago asociados, por ejemplo: libretas de cheques, talonarios, tarjetas, saldo, entre otros. Si tienes algún cheque pendiente de pago, debes esperar 30 días desde la emisión del último cheque, o bien, que este se haga efectivo.
  4. Revisa que no tienes deudas ni otros compromisos pendientes asociados a esa cuenta, por ejemplo: recibos domiciliados o cuotas por pagar. Mientras estén estas deudas pendientes de pagar, la cuenta bancaria no podrá darse de baja.
  5. Firma la cancelación. Si abrieron la cuenta entre dos personas, ambos tienen que dar el consentimiento y su firma presencial para cancelarla.Para finalizar, exige un comprobante de cancelación de la cuenta, en caso de que necesites  que realizar reclamaciones este papel será indispensable.
  6. Recuerda que es tu derecho y tu obligación cancelar una cuenta bancaria si ya no la ocupas, siempre que no tengas compromisos pendientes con ella. Es probable que
  7. Si el titular de la cuenta fallece, los herederos legales pueden realizar este trámite, presentando el certificado de defunción, la adjudicación de beneficiarios y/o una declaración de los herederos.

 

Artículos relacionados